10 cosas que hay que saber antes visitar Frankfurt

Una ciudad en la que el 40% de la población es extranjera no puede ser tan difícil de descifrar. ¿Cierto? Bueno, aunque este sea el caso, Frankfurt (así como varias ciudades alemanas) tiene sus minucias. Son pequeños detalles que pueden confundir al visitante apenas llega. Aquí algunos consejos para evitar contratiempos en la metrópolis más pequeña del mundo.

 

1 – Barrio rojo

Sí, un hotel cerca de la Estación Central y encima por un buen precio parece un buen negocio. Sin embargo, estos precios no son caprichosos, dado que el barrio de la estación es hogar del barrio rojo de Frankfurt. Es una zona que se ha gentrificado en los últimos años, pero aún así no es de los lugares más pintorescos, menos aún para caminar durante la noche. Además de burdeles y cabarets se pueden encontrar salas de inyección, por lo cual no es raro ver adictos merodear por el barrio. Si aún así prefieres el área por su precio y conveniencia, no te despegues de las calles Münchener Straße y Kaiserstraße. En esta guía puedes conocer más sobre los barrios de Frankfurt.

 

2 – Todo cerrado los domingos

Los domingos de compras no existen en Alemania. Los domingos prácticamente todas las tiendas comerciales, ya sea de vestimenta, tecnología o incluso supermercados, estarán cerradas. Si encuentra algo abierto, probablemente sea alguna panadería y alguna que otra tienda de souvenirs, así que asegúrense de planificar bien sus salidas de compras.

 

3 – Efectivo

Las tarjetas de crédito y débito son ampliamente aceptadas en Alemania. Dicho esto, los alemanes no son tan abiertos a utilizarlas. Puede que en pequeñas tiendas o restaurantes no las acepten, sobre todo en áreas menos turísticas. Y aún en los casos de las áreas más turísticas, algunos comercios establecen un monto mínimo para poder utilizar el plástico. ¡Siempre tengan algo de efectivo encima!

 

4 – Propinas

No es común en los restaurantes alemanes dejar la propina sobre la mesa. Lo común es redondear la cuenta para arriba. Por ejemplo, si la cuenta fue de 15 euros, puedes entregar un billete de 20 y pedir que cobren 17.

 

5 – Carril bici

Frankfurt no es Ámsterdam, pero aún así tiene un sistema de carriles para bicicletas extendido por toda la ciudad. Es un lugar en el que transportarse a pedal es muy conveniente dado que el tránsito es caótico y Frankfurt es pequeño. Dicho esto, estos carriles pueden ser un problema para los peatones. No están bien señalizados y no son coherentes. A veces van por la vereda, a veces van por la calle. Para evitar sustos, siempre busquen la bicicleta pintada en el suelo.

 

6 – Atentos al calendario

Frankfurt es ciudad de ferias internacionales comerciales. El centro de exhibiciones Messe de Frankfurt alberga algunas de las conferencias más destacadas a nivel internacional, como el show del automóvil o la feria internacional del libro. En las fechas en que estas suceden, la oferta de alojamiento suele ser escasa y su precio no tan económico. Sobre todo en los barrios de Westend y Bockenheim, cercanos a la sede de estas ferias. Aquí puedes ver qué tiene para ofrecer Frankfurt en las distintas estaciones.

 

7 – Mercados de pulgas

Para los que buscan recuerdos poco convencionales, los mercados de pulgas que se realizan un sábado cada dos semanas en la orilla del río Main pueden ser una buena opción. Están ubicados entre el Puente de Hierro y la calle Holbeinsteg, y en Osthafen sobre la calle Lindleystraße.

 

8 – Días de museos gratis para niños

Para quienes viajen con niños, es bueno saber que algunos museos permiten su acceso gratuito (algunos incluso para jóvenes menores de 18). Esto casi siempre sucede el último sábado del mes, salvo en agosto y diciembre. Este día es conocido como SaTOURday, y también puede incluir visitas guiadas y talleres.

 

9 – Transporte durante la madrugada

El transporte público en Frankfurt, salvo mínimas excepciones (como las líneas de tren al aeropuerto) no funciona durante toda la noche. Si la idea es ir de fiesta por Sachsenhausen y el alojamiento queda algo lejos, lo ideal es aprontar alguna app de transporte como Uber o Mytaxi. También se pueden encontrar paradas de taxis en algunos puntos de la ciudad. Son fáciles de encontrar porque casi siempre hay taxis color crema estacionados en fila.

 

 

10 – ¡DESCUENTOS!

Si bien Frankfurt no es la ciudad más barata de Alemania, existen en ella varias oportunidades para poder aprovecharla al máximo. Una buena opción es la Frankfurt Card, una tarjeta que ofrece incontables descuentos para distintas atracciones, desde museos hasta restaurantes. Está la opción de adquirir un pase simple o grupal, así como versiones de uno o dos días de uso.

Pin It on Pinterest

Frankfurt 10 consejos para visitar Frankfurt